Lo peor.

Estándar

:: En todo viaje siempre hay cosas buenas y malas. Mi aventura belga hubiera sido un éxito rotundo de no ser por los incompetentes de la compañía de autobuses que se encargaban del trayecto del aeropuerto de Charleroi al centro de Bruselas.

La distancia entre dichos puntos es de más de 60 km y, al llegar al aeropuerto, nos dirigimos a sacar los billetes (44€ dos tickets de ida y vuelta) Se habían vendido todos, a excepción del último turno: el de las 23:45. Así que nos acomodamos, hicimos tiempo y, tras dar un margen de más de 30 minutos de la hora acordada por la compañía, supimos que nuestro autobús nunca vendría a por nosotros.

“Mal de muchos, consuelo de tontos”, dice el refrán y en aquel momento no éramos los únicos que pensábamos así. Gente de varias nacionalidades indignada por doquier y una única alternativa: el taxi pirata. Nos unimos a un grupo de cinco chicas inglesas que estaban en nuestra misma situación y llegamos al hotel con 60€ menos encima.

Pero la cosa no termina ahí. El domingo fuimos con bastante tiempo de antelación a la estación Gare du Midi para tomar el bus de las 14:30 y nuestra sorpresa fue mayúscula cuando nos dimos cuenta que ocupamos dos de las últimas cuatro plazas y que aún quedaban bastantes personas en tierra. A las 14:15, se cerraron las puertas y nos pusimos rumbo al aeropuerto.

¿Qué pasó con esa gente? ¡¡Tenían el billete pagado!! El siguiente autobús pasaba una hora más tarde y, por lo que sabemos, tenía vendidas todas las localidades (no pudimos seleccionar nuestros asientos en ese viaje porque estaba completo) ¿Cómo son tan sinvergüenzas? Era para denunciarlos, de verdad.

Y quisiera que hubierais visto en qué condiciones estaba el bus. Daba auténtico asco. La pasillera que recorría el vehículo tenía mierda del año que la pidieras y había unas pelusas grises del tamaño de un ratón. Los asientos estaban en mal estado, se movían para todos los lados y no tenían cinturón de seguridad, así que si llegamos a tener un percance con aquella lata de mejillones, no lo contamos.

Os dejo el enlace de Autocars Voyage l’Elan para que sepáis dónde no podéis viajar jamás o hagáis comparativas entre esta compañía y Urdangarín, por sus semejanzas en cuanto a esquilmar al personal y su comportamiento no ejemplar. ::

Anuncios

Deja tu maldición aquí, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s