La Fuga.

Estándar

:: Nueva entrega en la sección Regalaria, amigos. Esta vez se trata de un presente para mi novio que, tras unos cuantos obstáculos a sortear, he podido entregárselo (dos meses más tarde de lo previsto). Con todos ustedes, La Fuga.

Es un cómic ambientado en los años 50, está creado íntegramente con el programa de diseño vectorial Illustrator y lo más sorprendente es su elegancia, ingenio y, curiosamente, su (casi) falta de texto. ¿Por qué? Porque nos propone una serie de temas de jazz como narradores de la historia; al final del libro, hay un listado de canciones que casan perfectamente con la idea que nos quiere transmitir el autor.

Es una forma sutil, preciosa y armónica de contarnos la vida de un pianista, sustentada por el jazz y la familia. Cuesta un poco conseguir las canciones (hubo dos o tres que si no llega a ser por la ayuda de mi querido Javi no las hubiera conseguido), pero, lo bueno, es que es una lista opcional; tú mismo puedes crear una banda sonora acorde con lo que te sugiera la obra (de ahí que el libro venga sin el CD) Me hubiera gustado comprar la primera edición: está impresa en papel rústico, gana en calidez y le da un aspecto retro de lo más interesante…

Os lo recomiendo de todo corazón; si os gusta el jazz, los cómic y las historias entrañables, ni lo penséis.

Consejo: Me costó conseguirlo porque es un libro que ha pasado bastante desapercibido en España (el autor es canadiense). Lo pedí en la Fnac y, como son unos desalmados, tuve que anular el pedido (parece mentira que una empresa internacional sea tan informal en los pedidos on-line) En Casa del libro me lo encargaron, pero no quedan existencias. Así que para los que estéis interesados, acudir a Amazon.

¡No se qué más deciros! Me tiene enamorada. A ver si más adelante me hago con White rapids, que es de Pascal Blanchet también y tiene una pinta bárbara. ::

Críticas.

La fuga es un homenaje al jazz, al amor, a la dignidad, a los abuelos, y nos recuerda que ellos también han tenido treinta años y toda la vida por delante. Una historia magistralmente narrada… sin palabras.

En poco más de un centenar de páginas, Blanchet logra una extraña unión de imposibles: imágenes que evocan música, ilustraciones que se animan y conforman secuencias de dinámica propia, bitonos que explotan en un arcoiris. Una especie de eclosión sinestésica donde los sentidos se confunden y entrelazan para conseguir una experiencia única. Lo que debería ser una seguido de ilustraciones a toda página, estáticas, toma vida y movimiento, quizás avivadas por el aliento del gran Al Hirschfeld, omnipresente, inspirador claro de esa línea refinada y delicada, que nos lleva entre algodones. La ausencia de palabras confirma tan sólo lo que estábamos viviendo: que La Fuga no es un libro para leer. Es un libro que se siente.

Anuncios

»

  1. Bueno, pues ya lo he acabado. Ya sabes que los libros con muchas letra me cuestan un poco más 🙂 Me ha gustado muchísimo! Aunque claro, hay alguna canción que yo cambiaría, pero supongo que ahí está la gracia. Es una pasada. Ha sido una mañana muy agradable. Gracias, nena!

    • Pues estaría bien que un día nos pusieramos mano a mano a crear una lista alternativa de temazos del jazz 🙂
      O bailar como locos las canciones que ya tenemos! 😉
      Me alegro que te haga gustado, vida! Y no me des las gracias; estuve dos meses mareando la perdiz!
      😀

Deja tu maldición aquí, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s