Lafcadio Hearn.

Estándar

:: Hace unas semanas leí un par de libros amenos y breves de este autor estadounidense enamorado de Japón (hasta el punto que se cambió su nombre por el de Koizumi Yakumo) y ya tardaba en hacer una referencia al respecto.

El primero que leí fue En el Japón espectral, en el que narra relatos inquietantes y curiosas incursiones en la cultura, la espiritualidad y la vida japonesas de la era Meiji.

Posteriormente, Kwaidan: Cuentos fantásticos del Japón, en el que, como su propio nombre indica, trata de historias cortas y tradicionales ambientadas en el país del sol naciente.

Me han parecido dos libros realmente interesantes, directos e instructivos. Siempre me he sentido atraída por lo oriental y me ha parecido curioso, por ejemplo, el ritual del incienso, que consiste en una especie de cata en la que los participantes distinguen y disfrutan de los distintos tipos de esencia, enjuagan sus bocas con vinagre para no saturar el olfato y/o cómo debe abandonar una persona la sala para no provocar corrientes que puedan alterar o mezclar los aromas.

Y hay un componente común en las historias ancestrales que me ha hecho mucha gracia: la poca salud de las mujeres. Muchas morían jóvenes y de manera súbita. Un día se ponían malas y… voilá! No se podía hacer nada por ellas. Eso sí, sus espíritus daban caña.

Animaros a leerlos. En tres viajes en tren o autobús los liquidas. ::

Anuncios

»

Deja tu maldición aquí, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s