Diego Rivera.

Estándar

:: Con este doodle nos hemos despertado hoy, amigos. Algún día haré una recopilación de ellos, ya que, por norma general, me suelen gustar mucho y/o me instruyen sobre personajes o conceptos que desconocía por completo. Hoy no es uno de esos días, dado que conozco (demasiado) bien a Diego Rivera.

No lo puedo evitar: me cae muy mal. No voy a poner en entredicho su faceta artística, pero, a mi parecer, fue un hombre abobinable con una mujer a la que admiro mucho: Frida Khalo. Ahora que lo pienso, debería dedicarle una entrada a mi pintora mexicana favorita…

Volviendo al tema, siempre encumbraron a Diego, lo alabaron, fue digno de homenajes y fue tratado como un semidios, cuando su mujer, que tuvo una vida dificilísima, amaba la vida y tuvo que luchar contra una sociedad que la menospreciaba por ser como era: de izquierdas, bisexual y tullida.

Probablemente no le tendría tanta manía a Diego si no estuviera presente el componente Frida, pero… que le vamos a hacer. Los llamaban “el elefante y la paloma”, por lo dispares que eran físicamente; a mi se me ocurren infinidad de nombres para Rivera…

Ay, ¿me reconciliaré algún día con este hombre? Por de pronto, voy a morderme la lengua y voy a terminar la entrada de hoy con pinturas del artista (de la pista) en cuestión. ::

Anuncios

Deja tu maldición aquí, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s