El tigre y la nieve [u otra forma (más) de enamorarme]

Estándar

Vittoria: Atilio, oh, Atilio de Giovanni, yo canto tu nombre, palabra que me abre las puertas del paraíso, no te perderé nunca, lo quieren los dioses. Cuando me besas, son tan briosos los caballos del apocalipsis… y si pienso en tu cuerpo… menudo y vago, me entra un mareo pasajero. Tu divinidad masculina asciende al cielo. Eres hermoso, tú, girasol enloquecido de luz, cada vez que tus ojos se levantan se enciende el firmamento.
Amigos… aquí tenemos la Tierra como una madre que amamanta su criatura más bella. Oh amor, cada cosa está al límite de la emoción, desde mi garganta, las estrellas se alzan mi palabra como una cometa de oro. Te amo. Quiero hacer el amor contigo ahora.

Atilio: Este es el discurso más hermoso que he oído en toda mi vida.

Tom Waits – You Can Never Hold Back Spring

Anuncios

Deja tu maldición aquí, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s