Irritación.

Estándar

:: Hoy, como lleva pasándome los últimos cuatro años, he recibido una carta del Departamento de Filología Clásica y Románica de la Universidad de Oviedo. ¿Qué querían venderme? ¿Un apartamento en Torrevieja? ¿Un jamón 7 jotas? No, amigos. Se trataba de un folleto informándome sobre los títulos propios 2011-2012 de Filoloxía asturiana.

¿Mi reacción? Ira incontrolable. No soporto que quieran dogmatizarme. Estoy cansada que la Universidad de Oviedo sólo promocione lo que favorece a sus intereses. Quieren sacarse de la manga una titulación ridícula que les engorde los bolsillos y, además, reírse de nosotros.

No les basta con hundir el país y ponernos las cosas cuesta arriba; tienen que rizar el rizo insultando nuestra inteligencia. Piensan que poner el puño en alto, llevar un pañuelo palestino e ir de intelectuales de izquierdas lo tienen todo hecho. Vosotros mancháis la izquierda, enfermáis a la juventud  y destrozáis Asturias.

Yo soy la primera que tiene expresiones en asturiano. Nunca renunciaré al “¡calla,ho!”, “yes mundial” o “será por perres, ¿oyisti?”. Todas las regiones de España tienen sus peculiaridades y por eso somos un país rico, culturalmente hablando. Me parece perfecto que la gente quiera estudiar asturiano y que se mantengan las costumbres, tradiciones y folclore autóctonos (muchos padres deberían explicar a sus hijos qué es el amagüestu en vez de celebrar Halloween…), pero nadie tiene derecho a imponerme nada.

Soy diplomada en Logopedia y me queda un suspiro para serlo en Magisterio por Educación Especial. ¿Por qué la universidad no me manda folletos de temáticas afines a mis estudios? Porque no les interesa. Pago fortunas en matrículas, tasas, convalidaciones y, a la hora de la verdad, ¿dónde se va mi dinero? ¿En engordar a una pandilla de vagos y caraduras?

Me ofende profundamente que intenten manipularnos de esta manera. Se que no voy a conseguir nada despotricando aquí, pero no se… Pienso que hay mucha gente joven que se dejan llevar, que no ven más allá y que se encasillan en lo que ellos creen (o les hacen creer en muchas ocasiones) que es ser una persona comprometida y moderna. Tiene su encanto abanderarse con una causa como es el nacionalismo encubierto: los conciertos “pola oficialidá”, las espichas, llevar una pancarta que reza “Manu Brabo llibre ya” (sin saber quién es Manu Brabo), llevar complementos con el trisquel y que el lema dominante sea “sidra asgaya”.

Hay que hacer las cosas desde el pleno convencimiento, siendo coherente y asumiendo lo que supone tener unos principios firmes. A esas personas las respeto y las admiro. Ahora, a la masa conformista, que tiene sus ideales cogidos con alfileres o que, simplemente, sean unos figurantes queriendo encajar en una corriente que, se supone, es la socialmente aceptada, les aconsejaría que reflexionaran un poco antes de actuar.

Yo voy a devolver la carta al Campus del Milan y, con toda la educación del mundo, les pediré que dejen de mandarme este tipo de documentación. Argumentaré mis motivos si me dan la oportunidad o lo creen necesario. La gente que trabaja allí no tienen la culpa, por lo que seré respetuosa al 100%. No soy un ente pasivo, ¿y tú?. ::

Anuncios

Deja tu maldición aquí, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s